Crelech inicia sus actividades en el año 1992 en Córdoba, Argentina, de la mano de Juan Carlos Gerlero y su hijo Pablo Gerlero, con el objetivo de elaborar un producto alimenticio distinto de los que había en el mercado, fortificado con proteínas, vitaminas y minerales con el fin de acompañar las copas de leche que en todas las provincias se les servía institucionalmente a los niños.

El cumplimiento de este objetivo demandó 6 años, en los cuales se trabajó en conjunto con una gran cantidad de profesionales especializados, para de esta forma lograr obtener un producto óptimo. Así los alfajores y galletitas Crelech llegaron a las escuelas nacionales, provinciales y municipales, generando un importante cambio e innovación en la alimentación escolar de los más pequeños.

La producción creció sostenidamente hasta el 2001, cuando debido a la crisis del país la empresa se vio obligada a paralizar la producción. Con mucho esfuerzo, visión y trabajo, Crelech toma acción para ingresar en un mercado interno que le permitiera seguir operando. Así nace Crelech, un alfajor tradicional cordobés que es bien recibido por el público y rápidamente se instala en el mercado.

Los Alfajores Crelech impulsan a Nutrición de Vida S.A., y su continuo crecimiento en la demanda permite que la empresa retome la línea nutricional, pero esta vez, con productos dirigidos a la población en forma masiva. Así, en 2010 se comienza a trabajar nuevamente en esta línea, la cual lleva a la incorporación del endulzante natural Stevia en el primer producto, un alfajor light, que es aprobado por la Federación Argentina de Diabetes y es bien aceptado por los consumidores, haciendo que este llegue a ocupar el 20% de la producción total.

Crelech continúa creciendo e invirtiendo en modernas tecnologías y perfeccionamiento de sus operarios, para trabajar así con las máximas normas de calidad e higiene en línea con las exigencias de los mercados internacionales, permitiéndole a la empresa constituirse en líder en productos de su tipo, llevando a sus marcas a ocupar un importante lugar en todo el país.

Esto permite que Crelech siga innovando en los perfiles nutricionales de sus productos, naciendo de esta forma Golosanas, una línea cuyo objetivo fue desarrollar y transformar la golosina en un alimento sano y natural, de consumo masivo y fácil de transportar; enmarcadas dentro de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, orientadas a la reducción de calorías, de azúcares, de grasas no saludables, e incorporando nutrientes fundamentales.

Golosanas a partir de 2015 pasa a convertirse en un pilar dentro de Crelech, llevando así a la empresa a seguir alcanzando y superando sus sueños y objetivos, dentro del marco de la visión original planteada desde su fundación en 1992.

Mucho trabajo, fe y perseverancia fueron necesarios para lograr estos objetivos, y seguramente esos mismos valores serán los que lleven a concretar todos los sueños e ideales de Crelech para cumplir su misión.

Nolasco Rodríguez 1032-1074, Córdoba